(16/06/1666) Ciudadano pide ser sancionado si vuelve a jugar naipes en cualquiera de sus modalidades.

196

Entre los manuscritos encontramos acciones tan singulares que nos llaman la atención. Por ejemplo, el 16 de junio 1666.

“Manuel de la Barrera, vecino de esta villa de Arnedo del valle de Chancay, digo que por jugar a los naipes, tengo muchas pérdidas de mi hacienda y para evitar semejante daño, me quiero prohibir jugar a los naipes, poniéndome tiempo y sanción. Por tal motivo, otorgo y demando libre y de espontánea voluntad, sin apremio ni fuerza alguna, me prohíbo de jugar ningún tipo de juego de naipes inventado ni por inventar, por el tiempo de 4 años que comienza a correr y contar desde el día de la fecha de esta escritura en adelante hasta los 4 años, durante los cuales me obligo a no jugar a ninguno de los juegos, ni por interposición personal, ni por otro, si quebranto esta obligación, pagaré como pena 100 pesos de a ocho reales para la cofradía del Santísimo Sacramento, otros 100 pesos para el denunciante y otros pagaré luego al contado a quien derecho le hubiere de haber. Continúa esta escritura, se colocan todas las cuestiones de ley. Fue hecha en la villa Arnedo de Chancay, el dieciséis de junio de 1666, el otorgante que yo el escribano conozco, lo firmó en mi registro. Testigos: Juan de la Raya Tovar, Antonio Palacios. Firmaron: Manuel de la Barrera, ante Ambrosio de Mendoza, escribano público.

Es una de las acciones de la época para tener un autocontrol evitar caer en la ludopatía.

Fuente: Manuscritos BNP