Las haciendas durante el Virreinato

21

Las haciendas en el valle de Chancay han sido la estructura económica de sustento y marcaron sin duda su organización social por siglos, su origen puede ser agrupados según Keith (1970: 49) debido a: 1) mercedes virreinales o a los fundadores de Arnedo (Palpa, Torre Blanca, Jesús del Valle, La Huaca, Chancayllo, Laure, Buenavista, Gallegos, Chacarilla y Las Salinas); 2) por mercedes posteriores o compra a los indígenas (Huando, Jecuán La Calera, Retes, García Alonso y Esquivel) o 3) por subasta pública de tierras baldías o de las comunidades (Galeano, Cuyo, Guayán, Hornillos, Boza, Miraflores y San Juan). En el caso de las tierras de Huaral estas no fueron tomadas por las haciendas pues fueron otorgadas a la reducción de Huaral (Ipinze 2005 [1957]: 38-40).

Se ha considerado que a la llegada de los españoles a los Andes las poblaciones se subdividían y se organizaban en hunus de 10,000 tributarios al Tawantinsuyu manteniendo a veces al curaca como autoridad local; siguiendo este principio el historiador Ipinze cree que en el valle de Chancay fueron “tres las agrupaciones incaicas, con sus correspondientes subdivisiones y ayllus o parcialidades, dependientes estos del pueblo principal”; estas serían Chancay, Aucallama y Cuyo. En el caso que nos interesa Ipinze señala que existieron los siguientes ayllus: Supllán o Supillán (entre Huaral y Chancay), Guaral Paico (Huaral Viejo), Chanca–Ayllo (Chancayllo), Raure o Laure, JecuánHuando, Chaygua o Guayan, Huaca Puquio (La Huaca o Santa María del Puquio) y “Sullca-Cumpi” (cercano a Chancay); de éstos los dos primeros se encontraban, teóricamente, muy cerca a la actual ciudad de Huaral.

Fuente: Jorge Carlos Alvino Loli- URP-UNMSM