El dueño de los predios en calle animas

16

Esta calle pertenecía al notable vecino don Julián “El gordo” Andrade, cogotudo personaje del cual se tejía fabulosas leyendas de entierros de joyas, plata del rey y otros tesoros.