Pepe Vásquez y su legado para Aucallama y Cañete

167

José Vásquez Montero, más conocido como «Pepe Vásquez» Nació en Lima, 25 de noviembre de 1961 en Lima, su infancia la vivió en el distrito de Breña.

Por las venas de Pepe Vásquez corre sangre aucallamina y cañetana, pues desciende de dos de las familias más ilustres de la música peruana: los Vásquez, provenientes de Aucallama en Huaral por parte de su padre, don Porfirio Vásquez Aparicio, el ‘Patriarca de la Música Negra’, como uno de sus máximos exponentes; y los De la Colina, provenientes de San Luis de Cañete, y que tienen entre sus integrantes a Ronaldo Campos, Caitro Soto y Susana Baca.

Comenzó a cantar y tocar la guitarra a la edad de cinco años, al culminar sus estudios en la Gran Unidad Escolar Mariano Melgar de Breña, sin haber pasado por el conservatorio empezó a poner en práctica lo que había aprendido de su familia de San Luis de Cañete, uno de los principales centros de cultura afroperuana.

En los años ochenta comienza su etapa como cantautor profesional. Dentro de las canciones más reconocidas se encuentra el «Jipi Jay», una adaptación de un tema norteamericano basado en la canción escocesa Auld Lang Syne (“Hace mucho tiempo” o “Por los viejos tiempos”), que caló hondo en el ámbito local. Como homenaje a su padre, compuso otro tema hecho muy arraigado, «Ritmo de Negros», conocido también como «Le dije a Papá», que sería popularizado por Eva Ayllón. Además, al ser hincha del Club Alianza Lima, para el cual compuso «Gallo Negro».

Sufría de diabetes.​ En abril del año 2012, fue internado nuevamente y a pesar de las indicaciones médicas se negó a la amputación de la pierna derecha debido a una complicada infección, la cual por complicaciones mayores fue amputada, para ello se hizo un llamado público para la donación de sangre debido a lo poco común que era su tipo de sangre (RH Negativo). Se recolectaron más de 40 unidades para su operación. Al siguiente mes, se casó con Juliana Ramos en el mismo hospital.

Don “Pepe Vásquez”, recibió el reconocimiento del Congreso de la República por su destacada trayectoria artística y su aporte en el desarrollo y difusión de la música criolla, contribuyendo al fortalecimiento de la identidad nacional peruana, uno de los requisitos para gestionar la pensión vitalicia por parte del Estado. Luego de seis meses de reposo, Pepe Vásquez regresó a los escenarios para Fiestas Patrias en el año 2012.

A mediados de enero del 2014, estaba siendo sometido a diálisis, impedido de dejar el hospital; sin embargo, solicitó a los médicos le den un permiso especial para conocer a su hijo recién nacido. A causa de esta salida, contrajo una infección grave e ingresó nuevamente al Hospital Edgardo Rebagliati, donde un cuadro de septicemia acabó con su vida. Falleció a los 52 años el día 25 de marzo de 2014 a las 18.47 p.m.

El legado artístico de pepe vasques en Aucallama y Cañete debe ser motivo para promover el arte y la cultura desde el escenario afro peruano.